inicio sep1  
 
 
 
 

A inicios de la década del ´70 se inició el reemplazo de los conductores de cobre por conductores de aluminio en líneas aéreas de distribución de media y baja tensión. A partir de esta decisión se debieron estudiar nuevos productos y sistemas de conexión que hoy son imprescindibles para satisfacer las exigencias de las instalaciones y la mejora en la calidad del servicio.

 

Dejando de lado el motivo económico, la necesidad del cambio se basa específicamente en que el comportamiento físico/químico del cobre y el aluminio son muy disímiles. El cobre como material es muy noble, dúctil, muy estable y su óxido superficial es buen conductor. El aluminio es más delicado, aleado se torna poco dúctil, se relaja en frío y mucho más con temperatura; a diferencia de lo mencionado con el cobre, su óxido superficial (alúmina) es de característica aislante. Para entender la necesidad de las nuevas tecnologías de conexión se debe saber que:

En todo conductor de una línea aérea se manifiesta el denominado efecto "creep", generado a partir del esfuerzo mecánico del tendido, incrementado por causas térmicas frente a la variación de las cargas. Se produce entonces una inevitable disminución del diámetro original del conductor que deberá ser compensado para que la conexión no se afloje. Un ajuste mecánico desmedido del conector sobre el conductor aumenta el efecto "creep" con un sistema elástico de conectores con un ajuste adecuado este problema se ve contrarrestado.

Instalación AMPACT

Para lograr entonces conexiones confiables, los conectores deben satisfacer cuatro condiciones básicas de diseño:
Maximizar las áreas reales de contacto con la mayor cantidad de puntos de alta conductividad.
Minimizar el estrés de los conductores mediante un apriete calibrado.
Lograr un ajuste elástico para contrarrestar el efecto "creep" en el tiempo compensando las contracciones y dilataciones del contacto por los cambios de temperatura.
• En caso de conexiones en aluminio y para garantizar un buen contacto inicial, se deberá romper la capa de óxido superficial (alúmina) y garantizar a lo largo del tiempo contactos limpios y sin oxidación.

Dentro de los sistemas dinámicos de conexión para líneas aéreas, se encuentran los conectores tipo cuña AMPACT, compuestos por un cuerpo elástico "C", un alma para contacto y ajuste en forma de cuña que le aplica a los conductores la fuerza de apriete calibrada para no ocasionar deformaciones permanentes en los mismos.

Principio de conexión elástica

 

Está claro que estos conectores cumplen con los 4 puntos antes descriptos además de simplificar la mano de obra del instalador, ya que cada conector se instala con una carga específica en la herramienta para tal fin. Los conectores tipo cuña AMPACT vienen dando excelentes resultados en las redes de distribución de BT y MT en la mayoría de Distribuidoras y Cooperativas Eléctricas de nuestro país. Los muy buenos resultados obtenidos con sistemas de conectores elásticos, permitieron analizar su aplicación en las conexiones entre conductores ó entre jabalinas y conductores en las puestas a tierra. Se desarrolló entonces un tipo de conector que satisface las cuatro primeras condiciones básicas de la conectividad. En este caso, además se tuvieron en cuenta que las materias primas del conector sean tan resistentes al ataque corrosivo de los suelos como los conductores en juego. Se logran excelentes resultados con conectores elásticos de puesta a tierra tipo TGC AMP que no tienen tornillos que ajustar ni producen soldaduras o deformaciones irreversibles en los conductores. Este tipo de conectores permite hacer una instalación de gran desarrollo técnico con una simple herramienta "pico de loro" y el propio instalador puede verificar visualmente su correcta instalación.

TGC-Puesta a tierra.

Otra aplicación de contactos dinámicos que también se está utilizando hace un par de años en nuestro país son las borneras de conexión elásticas AMP dentro de las cajas de distribución para acometidas domiciliarias. Aquí también se priorizan las condiciones de diseño de conexión, además de garantizar que no se produzcan aflojamientos por las vibraciones producidas por el tránsito. El resultado se logra mediante un sistema de resortes que aplica la fuerza necesaria al conductor sobre una barra colectora de cobre estañada.

Por último, cabe destacar que el operario que conecta y desconecta éstas borneras lo hace con la máxima seguridad y tan sólo
utilizando un destornillador para hacer efecto palanca en los contactos autoajustables.
Se debe destacar que en este sistema tampoco hay tornillos que ajustar o aflojar y que todos los componentes ferrosos son de acero inoxidable. ❑

 

 
  INICIO/ PRODUCTOS/ CONTACTO/ ASESORAMIENTO/ NOTAS TÉCNICAS/ LA EMPRESA/ CATÁLOGO/ Suscríbase al Newsletter